40º14'10.6"N 1º49'26.0"E
Telèfon
+34 93 894 26 00
Telèfon

Uno de los megayates más grandes del Mundo, el ‘Dilbar’, visitó Sitges durante 24 horas. El lunes 3 de Abril a media mañana, la línea del horizonte marítimo de Sitges se vio alterada por la superestructura del fantástico yate. El ‘Dilbar’ fondeó sus 157 metros de eslora frente a la costa sitgetana, a la altura del Puerto de Sitges-Aiguadolç. Durante todo el día, una de las varias lanchas auxiliares que equipa el barco, estuvo utilizando las instalaciones del puerto para el desembarque y posterior embarque de sus pasajeros, tras disfrutar de nuestros los locales de hostelería.

El ‘Dilbar’ hizo escala en Sitges tras salir del puerto de Barcelona donde había permanecido varias semanas atracado realizando labores de mantenimiento.

El megayate es propiedad del magnate ruso Alisher Usmavor, oriundo de Uzbekistan. Fue botado en Bremen la primavera de 2015, por lo que es uno de los megayates más modernos y el que supera en tecnología a todos los demás, ya que esta es de ultimísima generación. Este es el segundo barco que Usmavor encarga a los astilleros alemanes Lürssen. El primero, también un superyate, -que actualmente se llama “Ona”,- tiene 110 metros de eslora.

Usmavor, al que Forbes le calcula una fortuna de 13.500 millones de dólares, se gastó casi 600 en el ‘Dilbar’. El nombre se lo puso en homenaje a su madre. Solo hay en el Mundo 3 megayates de mayor eslora que el ‘Dilbar’. Uno de ellos es el eclipse de Roman Abramovich que, por cierto, también fondeó el año pasado frente al Port de Sitges. En la particular competición entre millonarios rusos Abramovich vence en el mar por muy poco, -5 metros-, a Usmavor. Y también en el mundo del futbol, ya que Abramovich es propietario del Chelsea, actual líder de la liga inglesa, mientras que Usmavor es el principal accionista del Arsenal. Sin embargo Abramovich pierde en poder adquisitivo, 9000 millones de dólares contra los 13.500 de Usmavor. Resultado final: Abramovich 2 – Usmavor 1. Hay que decir que ambos perderían por goleada con “nuestro” Amancio Ortega, cuya fortuna cercana a los 60.000 millones le permitirían tener el barco que quisiera, y en cambio tiene un yate mucho más “humilde”, no supera los 50 metros.

   

El ‘Dilbar’ necesita 80 personas de tripulación para atender convenientemente al máximo de 40 invitados que admiten los espectaculares camarotes del barco. Con una ratio de 2 tripulantes al servicio de cada pasajero se supone que estarán muy bien atendidos. Los invitados, además, pueden llegar en helicóptero al barco, pues las cubiertas del megayate tienen no uno, sino dos helipuertos. Una vez a bordo pueden disfrutar de la mayor piscina,- 180 metros cúbicos-, que existe actualmente en un yate privado.

Los pasajeros del ‘Dilbar’ que desembarcaron en el Port de Sitges, pasearon por los muelles disfrutando de la primaveral tarde, de la luz y el sol de Sitges tan agradables en esta época del año. Luego se instalaron en la terraza del “Chiringuito de la Pizzeria del Puerto”. Un clásico de los zumos tropicales, y los cócteles tradicionales, que solicitaron repetidamente, con Vodka, por supuesto.

El ‘Dilbar’ tenía previsto partir en la madrugada del martes, sin embargo la indisposición de un pasajero retrasó esta partida, ya que solicitaron a la Capitanía del puerto una ambulancia que pudiera atender al pasajero. El puerto activó sus protocolos de seguridad para estos casos y cuando la lancha del “Dilbar” con el pasajero atracó junto a la Torre de Capitanía la ambulancia estaba ya esperando. Afortunadamente fue una falsa alarma y tras ser atendido el pasajero pudo regresar a bordo para proseguir el viaje.

Tras la presencia en aguas de Sitges, del ‘Eclipse’ y el ‘Dilbar’, solo faltaría que en un futuro nos visitara el megayate más grande del Mundo, el ‘Azzam’ de la familia real de los Emiratos Arabes Unidos. El barco del jeque Jalifa Bin Zayed Al Nahayan. Entonces el atractivo de Sitges para estas visitas ocasionales de megayates, estaría ya completo.